Procedimiento

Para garantizarle una traducción de excelente calidad, un mínimo de dos personas se encargarán de traducir su documento: una cuya lengua materna sea la lengua fuente, responsable de realizar la primera versión de la traducción, y otra que sea nativa de la lengua meta, quien revisará la traducción y, de ser necesario, comentará las modificaciones necesarias con el primer traductor.

Muchas agencias de traducciones presumen de que sus traducciones “se realizan exclusivamente por nativos de la lengua fuente”. Nosotros, en cambio, elegimos especialmente por este paso intermedio ya que el nativo de la lengua fuente comprende e interpreta mejor el texto a traducir, prestando de esta manera especial atención al significado exacto del texto, es decir, el aspecto semántico.

Un ejemplo concreto de nuestro método de trabajo:

La traducción de un contrato del holandés al francés estará a cargo de un traductor holandés especializado en Derecho que haya estudiado francés. Él mismo será responsable del aspecto semántico de la traducción. Una vez realizada la primera versión, ésta será revisada por una persona de habla francesa que haya realizado estudios superiores o universitarios en su país. En esta segunda versión se controlarán minuciosamente la ortografía, el uso correcto de la gramática y el estilo del texto para que la traducción final sea la adecuada, tanto en el aspecto lingüístico como en el semántico.

Naturalmente el orden puede revertirse; en ese caso, el nativo de la lengua meta realiza la primera versión y seguidamente el de la lengua fuente compara ambos textos (el texto original y la primera versión) y controla el aspecto semántico. De esta manera el texto meta recibe la misma atención semántica y estilísticamente: el texto está ahora perfectamente traducido, es legible, y no contiene errores.

Si a pesar del trabajo de investigación regular y exhaustivo la traducción sigue presentando dificultades o dudas debido al carácter específico del texto, no dudamos en consultar a un especialista en el área concerniente. En caso necesario, nos ponemos en contacto desde con un dermatólogo en el caso de dudas acerca de enfermedades de la piel, hasta con un mecánico que pueda explicarnos hasta en el más mínimo detalle cómo funciona una pieza del automóvil.

mensen